Módulo flexible de Textil Energy

El chaleco solar que cargará el móvil

abril 15, 2014
Textil Energy

Textil Energy integra la tecnología fotovoltaica en los tejidos. Sus primeros productos: un módulo plegable, ropa deportiva, un toldo y un parasol

Se imagina un mundo donde no tenga que estar pendiente de la batería del móvil? La empresa castellonense Textil Energy quiere proporcionar esa libertad. Su idea, hacerlo a través de los tejidos. En tres meses lanzará sus primeros productos: un chaleco, un toldo o un parasol capaces de generar energía fotovoltaica.

Textil Energy, que se constituyó hace un mes, está formada por un equipo multidisciplinar. La idea surgió cuando el ingeniero Juan Toribio participó en un grupo de energía fotovoltaica de tercera generación en la Universidad Jaume I (UJI) de Castellón.

El módulo solar pesa entre 50 y 60 gramos, y puede adaptarse a prendas deportivas

¿Por qué no integrar esa tecnología en el textil? «Es más flexible y trabaja mejor en condiciones meteorológicas adversas», afirma Toribio. A la espera de que esta generación se popularice en el mercado, la empresa ha optado por el silicio amorfo, que también es flexible y capta la radiación solar incluso en la sombra.

La misión de Textil Energy es incorporar esta tecnología a productos textiles habituales para que el usuario puede ser «autosuficiente energéticamente». Su público es cualquier persona que se mantenga durante mucho tiempo lejos de un enchufe.

Como deportistas o excursionistas. Cuando la radiación solar incide, directa o indirectamente, sobre el módulo solar de sus tejidos, se transforma en energía eléctrica y se acumula para que el usuario la utilice.

En apenas tres meses, la empresa castellonense lanzará al mercado sus cuatro primeros productos. El primero será un módulo solar flexible plegable, que cabe en el bolso o la mochila, y cuando recibe la radiación solar, se puede usar para cargar el smartphone de forma «fácil».

Chaleco ‘muy ligero’

El segundo será un chaleco. Textil Energy trabaja para un importante fabricante de ropa deportiva técnica que incorporará la prenda en su catálogo. El chaleco integrará un módulo solar con un puerto USB para conectar «cualquier dispositivo móvil de poca potencia» como un GPS. Será «muy ligero» porque el panel pesa entre 50 y 60 gramos.

El segundo producto estará orientado para la hostelería: un parasol. El textil fotovoltaico estará incorporado en los toldos y sombrillas para generar energía y que «los clientes se tomen un café mientras cargan los móviles». Incluso con la energía acumulada durante las horas de luz, los establecimientos podrán iluminar sus terrazas de noche.

El último desarrollo está pensado para conductores, en concreto, con hijos. Se presenta como un parasol que coloca en las ventanillas, pero con un módulo solar con un pequeño circuito electrónico que permite cargar las tabletas o consolas de los asientos traseros del vehículo.

Artículo original publicado en el diario “El Mundo”. M. CLIMENT – Valencia.