Algunos de los miembros de Textil Energy

E-tex, tecnología solar para olvidar la falta de batería en los dispositivos

abril 15, 2014
Textil Energy

Tener batería en el móvil, en la tablet y en el portátil se ha vuelto una necesidad para muchas personas. El estilo de vida que se ha generado busca estar conectado en cualquier sitio y a cualquier hora. Sin embargo, la batería de estos aparatos electrónicos suelen tener una autonomía muy escasa que obliga, en el caso de darles mucho uso, todo el día con el cargador detrás para buscar una toma fija o usar cargadores externos que actualmente aún son poco eficientes.

Pero la empresa castellonense Textil Energy pretende solucionar este problema con sus desarrollos, recogidos baja la marca E-tex, en la que pretenden incorporar en productos textiles habituales, como mochilas, chaquetas o tiendas de campaña, una tecnología fotovoltaica flexible que permite ser autosuficiente energéticamente en cualquier lugar.

Su fundador, Juan Toribio, quien la impulsa junto a Juan Chillarón y Juan Martínez,  tuvo la idea de montar esta empresa en una estancia en un centro de investigación en la Universidad Jaume I en el que trataban con tecnología fotovoltaica de tercera generación. “Esto es lo que va a sustituir de cinco a ocho años a las nuevas tecnologías” explica. Sin embargo, la falta de proveedores en la actualidad hace que, de momento, utilicen el silicio amorfo, también dotado de una gran flexibilidad.

A pesar de que los módulos que se incorporan en el textil son flexibles, la intención es que sea en prendas de vestir que no estén en contacto directo con la piel. Toribio reconoce que se trata de un gran nicho de mercado, y que su idea es diseñar los módulos solares con tecnología propia. Reconoce que ya hay algunas compañías extranjeras que fabrican el producto, aunque ninguna en España, y esto conlleva la dificultad en muchos casos de lidiar con costes de aduanas, entre otros.

Estos módulos solares no llegan a pesar 100 gramos y para cargar un móvil, expuesto totalmente a la luz solar, tardaría dos horas con un módulos solar de cinco vatios. “Existen módulos que van desde 1,5 vatios hasta los 115, que se usan para otras necesidades  Eso sí, en el caso de no darle el sol, su pontencia se reduce considerablemente, quedando en un 15% de sus posibilidades.

A pesar de que se trata de incorporar economía ya desarrollada, ha tenido que incorporar más socios ya que a esta tecnología le deben dar un valor añadido. “Hacía falta complementar la parte financiera, de diseño y de textil” apunta. “Hay mucho mercado para expandirnos y darle a esta tecnología mucha más utilidad e integrarle la parte que de electrónica” destaca. Por ejemplo, apunta a tejidos que se retroiluminan o que muestren mensajes vía bluetooth.

“Ahora tenemos fundas para las mochilas para que recarguen los dispositivos y estamos a mes y medio de poder comercializar los parasoles fotovoltaicos”. Actualmente vender en e-commerce, entre las que se encuentra Efimarket, además de en alguna tienda física de la universidad. Además, han presentado el producto a colectivos concretos, como por ejemplo, los excursionistas.

Artículo original publicado en la web www.valenciaplaza.com por E. PASTOR. 03/03/2014